Crisis en Venezuela ¿Cómo ayudar?

Por Alessia Ramponi

Venezuela es un país que desde hace más de seis años está sumergido en una crisis económica, política y social. La crisis económica comenzó en 2014 cuando los precios del petróleo cayeron. Desde antes de que estallara la crisis, la industria petrolera había bajado su producción considerablemente. La producción nacional actual es similar a la producción de 1950. Aunque existían indicios de estos problemas, el gobierno podía continuar subsidiado alimentos y misiones, ayudas a personas de bajos recursos, por lo que no fue una prioridad tomar acciones para mitigar la situación. Venezuela, al enfocarse solamente en su renta petrolera para subsistir, no incentivó ni desarrolló ninguna otra actividad económica. Por consiguiente, Venezuela no produce casi nada de lo que consume.

A finales de 2017 comenzó un periodo hiperinflacionario, esto en un país con una gran crisis económica, hizo que el bolívar perdiera casi el 90% de su valor. Actualmente el bolívar prácticamente no vale nada. Además, todas las semanas suben los precios en los mercados y la mayoría de la población no alcanza una canasta básica. Lo mismo sucedió con la industria farmacéutica. Actualmente la crisis sanitaria es inmensa, hay escasez de medicinas, no hay acceso a servicios básicos de salud y un gran número de personas mueren de enfermedades relativamente sencillas de curar.

Referente a la crisis política, a principios de año, Nicolás Maduro tomó posesión de su segundo mandato como presidente de Venezuela. Esta elección no fue reconocida por gran parte de la comunidad internacional, así como un porcentaje de la población venezolana debido a las irregularidades entorno a la elección. Dada esta situación, la oposición reconoció al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino según su interpretación de lo que establece la Constitución en caso de tener un vacío de poder. Sin embargo, solo una parte de la población lo reconoce y no tiene más poder allá que el reconocimiento diplomático de algunos países en el extranjero. Esta crisis política en torno a la legitimidad de quién ocupa la presidencia arrastra una crisis institucional desde años anteriores, la cual se ve agravada la situación actual.

De manera general, la crisis económica, política y social en Venezuela es alarmante. Podría decirse que la etapa que está viviendo el país actualmente es un gobierno impuesto con políticas que no benefician a la población. Como consecuencia de esta crisis, se registran más de cuatro millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela en todo el mundo. Las personas continúan saliendo del país para huir de la violencia, la inseguridad, las amenazas, así como la falta de alimentos, medicinas y servicios básicos. Los venezolanos son uno de los grupos de poblaciones desplazadas más grandes del mundo, por lo que se considera el éxodo más grande en la historia reciente de la región. Estas cifras alarmantes resaltan la necesidad urgente de apoyar a las comunidades de acogida en los países receptores como Brasil.

Debido esta situación, han surgido muchas organizaciones internacionales que buscan apoyar a familias que se han visto obligadas a dejar su hogar. Uno de estos proyectos es Refugio 343. Esta organización brinda una alternativa para las familias venezolanas que buscan refugio en Brasil para que inicien una nueva vida con dignidad. Durante seis meses apoyan con los costos de vida de las familias, los ayudan a buscar empleo y les facilitan acceso a servicios de salud física y mental. De esta manera, acompañan a las familias en su proceso de integración. Actualmente están recibiendo fondos para continuar con este proyecto y es una sencilla manera de apoyar la crisis migratoria actual. En caso de querer donar y conocer más acerca de este proyecto:

https://benfeitoria.com/refugio343

Alessia Ramponi.png