LEO ZUCKERMANNStaff

El “desembarco” de López Obrador en el DF

LEO ZUCKERMANNStaff

Excélsior / Leo Zuckermann

El objetivo final de Morena es muy claro: que López Obrador gane las elecciones presidenciales en 2018. Toda la estrategia de este partido unipersonal está diseñada para lograr esta meta. Para eso creó AMLO a Morena. Y el domingo dieron su primer paso: el “desembarco” en el Distrito Federal para disputarle este territorio al PRD.

En el argot militar, una “cabeza de playa” es cuando un grupo armado ataca una costa y la toman. Acto seguido, dejan ahí una número suficiente de refuerzos y, desde esa posición, comienzan actos ofensivos de avance hacia su objetivo final. Un ejemplo fue el desembarco de los ejércitos aliados en Normandía en el famoso Día D. Una vez tomada esta posición en playas francesas, procedieron a reconquistar Europa occidental para eventualmente llegar a su objetivo final: destruir Berlín y lograr la capitulación de los alemanes.

La primera batalla de López Obrador rumbo al 2018 ha sido en contra de su otrora aliado, el PRD. Pretendía arrollarlos para apoderarse de la izquierda nacional, convertirse en el indiscutible candidato presidencial de esta tendencia política y proceder, entonces, a competir en contra de los siguientes adversarios (PRI, PAN, independientes, etcétera). La “cabeza de playa” elegida para minar al PRD fue el Distrito Federal. Ahí concentró Morena sus recursos y energía. De acuerdo con el PREP del INE, con 98% de las casillas contabilizadas, de los tres millones 52 mil votos que Morena obtuvo el domingo, 703 mil los consiguieron en el DF, es decir, 23%. El segundo lugar donde Morena obtuvo más votos fue en el Estado de México (535 mil), sobre todo en el área conurbada con el DF. Si sumamos la capital y el Edomex representan 41% de todos los votos que sumó Morena el domingo.

A nivel nacional, el PRD sacó más votos que Morena: tres millones 954 mil (11% del total) frente a tres millones 52 mil (8%). Los perredistas obtuvieron 23% más de votos que los morenistas. No obstante, en 17 entidades federativas, Morena sacó más votos que el PRD. La diferencia mayor en términos porcentuales fue en Campeche donde Morena tuvo 39 mil votos para diputados federales frente a 11 mil del PRD (256% más). No obstante, en el Distrito Federal fue donde Morena tuvo más votos en términos absolutos que el PRD: 703 mil versus 592 mil. Se trata de una diferencia de 111 mil votos más en la “cabeza de playa”.

Esto en cuanto a la elección de diputados federales. Sin embargo, donde es más claro ver la estrategia de “cabeza de playa” de Morena en contra del PRD en el DF es en la elección local. De acuerdo con el PREP defeño, con 99% de las casillas contabilizadas, de las 16 delegaciones capitalinas, Morena le habría arrebatado al PRD cinco jefaturas delegacionales: Azcapotzalco, Tláhuac, Tlalpan, Xochimilco y Cuauhtémoc. Esto es importantísimo para la campaña de López Obrador rumbo al 2018 ya que las delegaciones son una jugosa fuente de dinero en efectivo producto del clientelismo político. El PRD, por su parte, se habría quedado tan sólo con seis delegaciones: Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Álvaro Obregón y Venustiano Carranza.

En la Asamblea Legislativa del DF, tanto Morena como el PRD habrían ganado 16 distritos cada uno de los cuarenta existentes. Faltaría el reparto de las diputaciones por representación proporcional, pero todo indica que el partido de AMLO le estaría disputando el control del órgano legislativo al partido del sol azteca.

En la delegación Cuauhtémoc, ganó Ricardo Monreal de Morena. Como él mismo ha reconocido, va por la jefatura de Gobierno del DF en 2018. La idea es que el exgobernador zacatecano se encargue de consolidar el territorio capitalino para Morena en 2018 y asegurarle la victoria a López Obrador en la capital. AMLO dejaría a su “general” Monreal a cargo de la “cabeza de playa” para él proceder a conquistar votos en otros estados donde ya tiene una presencia importante (Estado de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Tabasco y Chiapas) pero sobre todo en las entidades del norte del país donde nunca ha podido penetrar.

¿Llegará AMLO a Berlín en 2018 o, como en 2006 y 2012, se quedará en el camino? Por lo pronto, este domingo dio un paso importante estableciendo una “cabeza de playa” en el Distrito Federal disputándole, en serio, este territorio a su antiguo aliado, el PRD.