El director del FBI pide al Gobierno que desmienta al presidente de EU

La bola de nieve que echó a rodar Donald Trump el sábado por la mañana, acusando a Barack Obama de espionaje político, ha alcanzado en apenas 24 horas el tamaño de un conflicto institucional de difícil solución.

El diario The New York Times asegura que James Comey, director del FBI, pidió el sábado al Departamento de Justicia, del que depende, que desmintiera la afirmación del presidente Trump. Se trata de un enfrentamiento asombroso. A media tarde del domingo, no había reacción alguna por parte del departamento.