La ONG que acogió a Hope en Nigeria muestra su recuperación

Esperanza en la humanidad pura

Hay lugares de África donde se considera brujos a algunos niños. Les culpan de las malas cosechas, de las enfermedades o las muertes. Anja Ringgren Lovén, una mujer danesa de 38 años se encontró hace un año con un pequeño en los huesos que casi no se podía mantener en pie y se tambaleaba por las calles de su aldea. Lovén le dio agua y se lo llevó al orfanato que fundó en Akwa Ibom, African Children’s Aid Education and Development Foundation (ACAEDF). Justo un año después ha compartido una foto de su primer día de colegio.

Cuando en 2016 la historia de Hope se popularizó, Lovén contó en el blog de la ONG que en apenas dos días habían recibido un millón de coronas danesas (unos 134.000 euros). "Con todo este dinero, además de dar a Hope el mejor tratamiento, podemos construir una clínica en el nuevo terreno y salvar a muchos más niños de una vida de tortura", decía.