Juez rechaza que relajen las condiciones de reclusión de El Chapo

Estados Unidos no baja la guardia, no concede tregua ni relajo en el cerco alrededor del famoso Chapo Guzman, que fue extraditado el pasado 19 de enero. Hay una verdadera obsesión por evitar cualquier riesgo con el mexicano, hasta el punto de que hace unas semanas se llegó a plantear que la comparecencia ante el juez se hiciera por videoconferencia, con el fin de evitarse un traslado y sus consiguientes ocasiones de peligro, el traslado al tribunal para la vista de este viernes se hizo en una caravana formada por 12 coches que cortó la salida del puente de Brooklyn durante 15 minutos.

Su defensa se quejó de las condiciones de aislamiento, ya que pasa 23 horas encerrado y solo se le permite una hora de ejercicio al día, en solitario. Sin embargo, el Juez Brian Cogan se negó a aflojar. 

"Están tomando medidas extraordinarias, creo que todos sabemos las razones", dijo. 

A Guzmán le custodian de momento en un auténtico fuerte: el Centro Correccional Metropolitano. La abogada de oficio, Michelle Gelernt, llegó a decir que al Chapo se le niega a veces incluso un vaso de agua y pidió, si no una visita, al menos que se concediera alguna llamada telefónica con su esposa o con su abogada en México.