ONU advierte crímenes de guerra por agua en Damasco

Más de 5.5 millones de personas únicamente tienen acceso mínimo al agua en el área norte de Damasco debido a la lucha entre el gobierno sirio y los grupos de oposición, anunció la ONU, advirtiéndo que los ataques directos a las fuentes de agua potable constituye un crimen de guerra. 

El agua de Wadi Barada, una zona controlada por los rebeldes, la cual suministra a Damasco, ha sido cortada desde el 22 de diciembre. El gobierno ha estado utilizando tanques para transportar suministros a la ciudad, pero las autoridades dicen que el agua ha sido contaminada con diesel. La mayoría de los residentes ya no cuentan con agua en sus hogares. 

Jan Egeland, asesor humanitario en Siria de las Naciones Unidas, dice que se le ha impedido a su equipo de viajar hacia el valle de Barada al norte de Damasco para identificar quien es el culpable de la disrupción del agua. De cualquier forma, dijo que "pirvar el agua es, de hecho, un crimen de guerra ya que son los civiles quienes son afectados". 

Leer más en The Guardian.