Conferencia de París sobre Cambio Climático

¿Qué paso?

En diciembre de 2015, los representantes de casi 200 países se reunieron en París para la Conferencia de la ONU sobre cambio climático.

¿Con qué objetivo?

Que todos firmen un acuerdo sobre cambio climático que reduciría significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero, y reduciría el aumento de la temperatura global.

Contexto.

Se han realizado conferencias como ésta en las últimas décadas. Pero hasta ahora, Estados Unidos nunca se había comprometido. En los 90s, el protocolo de Kyoto fue escrito y firmado por casi 200 países, fue el primero en fijar legalmente metas de emisiones para los países desarrollados. Sin embargo, como el acuerdo no incluía a China, preocupó al Congreso estadounidense acerca de cómo afectaría la economía y no cumplieron con el pacto. Sin el apoyo de una de las potencias más grandes del mundo, se frenaron este tipo de conversaciones.

¿Qué ha pasado desde entonces?

Por décadas, el mundo ha debatido si el calentamiento global es real, y si la actividad humana tiene algo que ver con él. Recientemente, muchos científicos en E.U. han comenzado a validarlo. Después de que el cambio climático formó parte de la campaña presidencial de Barack Obama, él se reunió con los líderes de los países más contaminantes del mundo (China, India, etc) en el 2009 en Copenhagen; accedieron reducir sus emisiones por primera vez pero no existió un acuerdo legal que los obligara.

¿Qué está pasando ahora?

Para el 22 de abril de 2016, más de 172 países ya habían firmado la propuesta. Entre ellos, potencias como China, India, Japón, Estados Unidos, entre otros. Lista completa AQUÍ.

Más detalles.

Algunos países en desarrollo, como son China e India, creen que invertir en tecnologías limpias y una infraestructura amigable con el planeta es una buena idea. Pero no están emocionados por pagar por ellas. Especialmente porque los países desarrollados, como Estados Unidos, Alemania y Japón, pudieron contaminar por años mientras construían sus economías, sin preocuparse por las consecuencias. Los países desarrollados accedieron a ayudar a pagar parte de la deuda por el cambio climático.