EEUU y su esfuerzo por automatizar las hamburguesas

Durante algunas horas el 31 de enero, McDonald's le dará a Boston su primer "Big Mac ATM", que es exactamente lo que suena. El franquiciado de McDonald's, Vince Spadea, lo llamó "realmente una manera divertida de ser moderno y progresista".

Pero los restaurantes han estado tratando de automatizar el negocio de comida rápida durante más de 50 años, y no sólo la parte donde un cajero entrega tu hamburguesa con queso.

Hace medio siglo, los ejecutivos de la American Machine & Foundry Company (AMF) se jactaron de que con un grupo de seis máquinas conectadas (que requería el trabajo de una persona) podría preparar completamente y servir una comida en cuatro minutos. Sus 10 millones de dólares invertidos jamás llegaron al mercado.

Hoy en día, para ser utilizadas de manera significativa, las tecnologías de automatización deben ser lo suficientemente adaptables para reemplazar a los seres humanos y lo suficientemente asequibles como para que sean rentables. Hasta ahora, las máquinas automatizadas de la cocina han fallado en esa segunda condición. Pero es poco probable que sea el caso para siempre.

Un intento actual de hamburguesas hechas a máquina proviene de una empresa en San Francisco llamada Momentum Machines, cuyos fundadores han estimado que su robot chef de hamburguesa hará ahorrar al restaurante promedio $ 135,000 USD al año en salarios.

Momentum dice que su máquina también puede personalizar hamburguesas para incluir diferentes mezclas de carne y quesos especiales. "Nuestro dispositivo no pretende hacer que los empleados sean más eficientes", dijo el cofundador Alexandros Vardakostas. "Se supone que los reemplazará completamente".