El Brexit de May se complica

Este martes el Tribunal Supremo del Reino Unido dio una sentencia que complica el 'Brexit duro' de Theresa May, y que en un caso extremo y poco probable podría dar marcha atrás a la salida de la Unión Europea.  El Tribunal Supremo británico ha sentenciado que la primera ministra, Theresa May, necesita una aprobación parlamentaria para invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa que dé comienzo a las negociaciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Casi con seguridad, no. El resultado del referéndum hace difícil para los diputados votar en contra del abandono de la UE. La mayoría del Partido Conservador de May apoya ahora la salida, y el Partido Laborista, en la oposición, ha declarado que no bloqueará el artículo 50, si bien algunos diputados individuales podrían rebelarse. La Cámara de los Lores, que no es escogida mediante sufragio, sería igualmente reacia a desafiar la voluntad del pueblo expresada en el referéndum.