El burro también está en peligro de extinción.

Solo en México su número se ha reducido de 15 millones en 1991 a 500.000 en la actualidad. Mientras que en países como España, Suiza e Inglaterra se crean granjas especializadas como santuarios de conservación, en México se continúa utilizándolo como animal de carga, a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.

En el continente asiático se encuentran los zonas con mayor número de asnos. Países como Etiopía, Pakistán, China y Egipto poseen millones de ejemplares de esta especie, que aún se sigue usando como medio de transporte y herramienta de trabajo.