PETA compra parte de Louis Vuitton

PETA se logra infiltrar en el campo enemigo.  La organización que protege los derechos de los animales acaba de sacar la cartera y convertirse en accionista de LMVH, un grupo francés propietario de Louis Vuitton.

De luchar en la calle a hablar en la sala de juntas, PETA empujará a LVMH para dejar de vender cualquier bolso, banda de reloj, o zapato hecho de la piel de un reptil.
— Ingrid Newkirk, Presidenta de PETA

Lo hicieron para tener voz y voto en su consejo de administración y poner presión acerca de los proveedores de piel de cocodrilo que PETA había descubierto daban un pésimo trato a los animales que tenían. Así ya no tienen que graffitear tiendas o romper cristales. El grupo ha hecho lo mismito con marcas como Prada y Hermès. Investiga un poco en los siguientes links: